El invitado de Drácula

$23.900

El invitado de Drácula y otros relatos extraños (1914) reunía los mejores relatos de terror de Bram Stoker. La colección fue publicada tras su muerte e incluía tres relatos inéditos hasta entonces.

Descripción

El invitado de Drácula y otros relatos extraños (1914) reunía los mejores relatos de terror de Bram Stoker. La colección fue publicada tras su muerte e incluía tres relatos inéditos hasta entonces: La profecía gitana, en el que un recién casado visita un campamento gitano con la intención de desenmascarar a sus supuestas adivinadoras, El regreso de Abel Behenna, que nos cuenta la historia de la hermosa Sarah y su peculiar modo de elegir entre sus dos pretendientes, y El invitado de Drácula, texto originalmente escrito como primer capítulo de Drácula (1897) y posteriormente suprimido por Stoker debido a la excesiva extensión de la obra. El lector encontrará también en este volumen relatos como La casa del juez (1891), El sueño de las manos rojas (1894) o el terrorífico El entierro de las ratas (1878).

Completan este volumen cuatro relatos reunidos por primera vez por Peter Haining (1980-91): La cadena del destino (1875), Los dualistas (1887), El vidente (1910) y Las nupcias de la muerte (1912). Se trata, pues, de una colección de relatos extraños y macabros, que muestra las mejores facetas del arte narrativo de Bram Stoker, con su singular maestría para engarzar los elementos emotivos y dramáticos en una creciente atmósfera de terror.

Información adicional

Encuadernación

Tapa dura

ISBN

9788477027232

Editorial

Valdemar

Páginas

320

Autor

Abraham Stoker nació en Dublín en 1847. Fue un niño enfermizo y desempeñó en su juventud un puesto de funcionario, hasta que a los treinta y un años decidió abandonar su empleo para convertirse en agente y secretario particular del actor inglés Henry Irving, propietario del teatro Lyceum de Londres. En el tiempo libre que le dejaba el trabajo, Stoker no sólo escribió Drácula (1897), la obra que lo hizo inmortal, sino otras novelas fantásticas, como La joya de las siete estrellas (1903), La dama del sudario (1909), o La madriguera del gusano blanco (1911). «Los seres que llamamos vampiros existen. Algunos de nosotros tenemos pruebas irrefutables de ello».