La nada y las tinieblas

$15.800

Junio del año 800. Palacio de Aquisgrán, mientras Carlomagno vigila la costa de Normandía plagada de piratas, el diácono Fridegiso presenta a sus compañeros de la corte palatina la célebre carta sobre la nada y las tinieblas, el primer texto inequívocamente «filosófico» que se origina en la Europa medieval.

Categoría: Etiqueta:

Descripción

En dicha carta, por medio de una prosa restallante y directa, Fridegiso de Tours argumenta, con un coraje insólito, la existencia de la nada y las tinieblas.

Tras su vuelta de Normandía, Carlomagno, recién nombrado Emperador del Imperio Romano, consulta a un asesor de confianza, el monje irlandés Dungalo, para indagar si la carta incurre en algún tipo de herejía. La presente edición incluye dicha carta de Carlomagno, aunque, por desgracia, no conocemos la respuesta de Dungalo.

La nada y las tinieblas, de Fridegiso, constituye sin duda una de las reflexiones más audaces de la  Edad Media, concebida dentro de la Escuela Palatina, el centro cultural más importante durante el gobierno carolingio. En ella se entrevera pensamiento, juego y osadía, y logró provocar un importante debate que ha durado hasta tiempos recientes.

En suma, La nada y las tinieblas es un documento excepcional que recoge buena parte del pensamiento de una época poco conocida, como es el medievo, y sin embargo clave en la fundación del pensamiento occidental.

Según Tomás Pollán, «no es casual que el primer texto inequívocamente filosófico de la nueva Europa aborde una cuestión filosófica límite que ha marcado el destino de Occidente, como es la cuestión de la nada».

Fridegiso, la Nada y la Razón, por Manuel Hidalgo

 

Información adicional

ISBN

9788495291233

Editorial

La uña rota

Páginas

80

Encuadernación

Rústica

Autor.

Fridegiso de Tours († 834) nace a finales del siglo viii. Forma parte del selecto grupo de maestros de la Escuela de Aquisgrán, el centro cultural más importante del Imperio carolingio, donde destaca por su espíritu especulativo y aventurero, con una actitud más radical, insolente y atrevida que el resto de compañeros de la corte. En el año 804 sucede a su maestro Alcuino de York como abad de San Martín de Tours y en 819 lo nombran canciller bajo el reinado de Luis I el Piadoso, hijo de Carlomagno.

Dado que los nombres en la alta Edad Media no estaban fijados, Fridegiso aparece registrado de 19 maneras distintas a lo largo de la historia, siendo los más comunes: Fridugiso, Fredegiso o Fredugiso. O incluso «Fredegario», tal como lo nombra Borges en su relato «La otra muerte» (El Aleph, 1949). La elección de denominarlo «Fridegiso» se debe principalmente a motivos eufónicos.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “La nada y las tinieblas”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *