Thomas el impostor

$14.500

En esta obra maestra, publicada en 1923, Cocteau nos muestra a través de Thomas, su propia experiencia en el París de la Primera Guerra Mundial. Recién publicada, fue calificada de escandalosa por una sociedad para la que la guerra era un asunto sagrado que debía quedar al margen de cualquier mirada irónica o crítica.

Descripción

En esta obra maestra, publicada en 1923, Cocteau nos muestra a través de Thomas, su propia experiencia en el París de la Primera Guerra Mundial. Recién publicada, fue calificada de escandalosa por una sociedad para la que la guerra era un asunto sagrado que debía quedar al margen de cualquier mirada irónica o crítica. Cocteau se disfraza, y por medio de la impostura de su personaje, crea una realidad distinta de la que le tocó vivir. El relato nos va ofreciendo una serie de acontecimientos tan irreales como sorprendentes y en los que Thomas, un muchacho de dieciséis años dotado de una especial personalidad, no tiene más que jugarlos, provocando en los personajes que le rodean una irresistible confianza y atracción.

Información adicional

ISBN

9788493518509

Editorial

Cabaret Voltaire

Páginas

176

Autor

Jean Cocteau. Poeta, novelista, dramaturgo, crítico, dibujante, pintor, periodista y realizador cinematográfico, Cocteau fue el artista de las innumerables facetas en el arte contemporáneo francés. Nace el 5 de julio de 1889 en Maisons-Lafitte. Su familia, perteneciente a la gran burguesía, apreciaba y practicaba diversas artes, especialmente la música y la pintura. Su infancia quedó marcada por el suicidio de su padre. Ya desde muy joven, su madre le introdujo en los salones parisinos donde destacaría como poeta precoz. Así, su carrera literaria comenzaría en 1911 con la publicación de dos libros de poemas. En una primera etapa alternó la literatura con su vocación musical, organizando audiciones con el «Grupo de los Seis», integrado por Milhaud, Poulenc, Auric, Honneger, Tailleferre y Durey. Colaboró también con Stravinski y Diaghilev. En 1916 conoció a Picasso y frecuentó a pintores y escritores de vanguardia: Apollinaire, Max Jacob, B. Cendrars, Modigliani. Simpatizó con los movimientos cubista, futurista y dadaísta, sin que nunca llegase a adherirse plenamente a ninguno de ellos. A partir de 1930 abordaría el cine dirigiendo varias películas. En 1955 fue elegido miembro de la Académie française. Murió en Milly-la-Forêt, el 11 de octubre de 1963.