Saques de esquina.

$21.100

Categoría: Etiqueta:

Descripción

Si como creo, el hacer una arquitectura u otra depende del sistema utilizado para vincular realidad (aquello que se puede percibir, que se puede tocar) y representación (aquello que se puede comprender), mi interés está por aquella que prima la realidad y utiliza sólo los materiales para configurar su apariencia.
Sería la que, incluso reconociendo que la forma es inevitable en la planta (una planta en forma de pantalones, de pistola, de peine, de cruz…), la reduce o a figuras geométricas elementales –rectángulos o cuadrados- o a figuras irreconocibles en las que el proyecto parecer haber sido empezado por el final, o una lejana referencia al replanteo, o es incluso agredida en momentos de feliz exaltación colectiva, como sucedió con el pabellón de la U.R.S.S. en París, paralelepípedo al que ha dado como un hachazo en diagonal. Se da en esta arquitectura una tenaz resistencia a relacionarse con esquemas compositivos; y ello me gusta cada día más.

Estos párrafos de Llinàs, posiblemente pulidos con esmero hasta eliminar lo superfluo, tienen esa naturalidad que se admira en los arquitectos y las obras de que se habla. No pretenden componer una gran teoría, son la muestra de que la atención y el aprecio por lo próximo nos ayuda a una instalación confortable en el mundo. […] basta verificar que “realidad”, “forma”, “material”, “edificio”… son las palabras más citadas, junto con la de “arquitecto”, un arquitecto “condenado a la acción” que quiere hacer lo mínimo necesario, o posible, pero que a la vez cree en las utopías y que también, a veces, fracasa.

Información adicional

ISBN

9788481912524

Páginas

208

Editorial

Pre-textos

Encuadernación

Rústica.

Autor

Josep Antoni Llinàs i Carmona (Castellón de la Plana, 1945) es un arquitecto y profesor universitario.
Estudió arquitectura en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona. Posteriormente fue profesor de este centro, así como de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura del Vallés y de la Universidad Ramón Llull.
Ha obtenido tres veces el Premio FAD, en el año 1977 en la categoría de interiorismo, el 1996 por la restauración del Teatro Metropol de Tarragona y el 2006 por la realización de la Biblioteca Jaume Fuster de Barcelona. Asimismo el año 1995 fue galardonado con el Premio Ciudad de Barcelona de arquitectura y el 2006 con el Premio Nacional de Arquitectura y Espacio Público concedido por la Generalidad de Cataluña por la realización de la Biblioteca Jaume Fuster.

También te recomendamos…